Creado por IDentity Argentina

24.8.19 El triunfo de los chicos y de El Fortin: Velez-NOB 3-1

'Cada chico que entra al club es un compeonato ganado'.

Esta es la comilla que sobresale del estadio en un mural (by Pepe Perretta, siempre él..) fuera de ‘Josè Amalfitani’. Y la frase es suya: el ex presidente de Vélez Sarsfield a cargo por muchisimo tiempo (del '41 al '69). 'El fortin' (este es el apodo del equipo y del estadio) se encuentra plácidamente en una zona bastante tranquila: el suburbio de Liniers, un cruce ferroviario de cierta importancia. La capacidad es de casi 50,000 espectadores, aumentada en la era de las glorias de Carlos Bianchi cuando el biancoblu logró ganar Libertadores e Intercontinental en la misma 'temporada' ('94), y hoy es difícil de llenar. Especialmente en partidos de segundo nivel, como las de hoy, contra Newell's Old Boys, que navegan en las partes medias-bajas de la clasificación.



El día brilla, el sol ahuyenta el frío de los últimos días. El público compuesto gana las gradas. Muchos intentan agarrar algunos gadgets en la mini tienda oficial dentro del estadio. En las gradas se encuentra el festival de 'chicos': es costumbre llevar a los niños al estadio. En cualquier 'cancha' puedes encontrar bebés pequeños, incluso de unos pocos meses, que son introducidos en la forma mágica de hincada por padres que viven la experiencia de la manera más natural y obvia posible.



El sentido de pertenencia es total: siempre y para siempre. 'La Pandilla' es la barra brava que conduce la hinchada y comienza el baile: 'Vélez, mi buen amigo' es el señal que ahora se puede comenzar. Y como suele suceder, es el coro con más participación: el partido se pelea durante la primera media hora, luego los muchachos de Gabriel Heinze presionan el acelerador y, sobre todo, gracias a Nico Domínguez (nueva compra de Bologna, que se fue en préstamo), autor de un doble magnifico.





El nivel de juego no es el mejor, las brechas técnicas y tácticas son obvias. Sin embargo, lo que es impresionante es la presencia física que los jugadores ponen en juego de principio a fin. En general, en estas latitudes, es difícil encontrar un jugador, pequeño o grande, que sea un defensor rudo o un creador de juego enano, que no acepte el desafío en el plano físico, en términos de lucha total. Finaliza 3-1, sin demasiado esfuerzo, para los anfitriones, que ven en el campo a Fernando Gago después de meses de rehabilitación por otra lesión que ha frenado incluso una muy buena carrera. Nos vamos al final del juego en las notas de 'La mia storia tra le dita' del 'tano' Grignani, con diferentes textos, adoptado por más simpatizantes en estas partes. Terible duda: ¿pero nuestro Gianluca lo sabes?


Matteo De Rose

@matteoderose

  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube