29.9.19 Kitar Arasi Derby, cosas de otro continente: Galatasaray-Fenerbahce 0-0

Y de pronto llega una noche en la que, recostado en el sofá, decís: "Pero, ¿por qué no voy a ver el derbi intercontinental en Estambul entre Galatasaray y Fenerbahçe?" Por un momento pensas: 'ok, lo dije en grande, sigamos' . Pero ese pensamiento vuelve a ti, piénsalo de nuevo: ya has entendido que la idea no te dejará ir fácilmente y no te rendirás. Hice clic: envíe la solicitud de acreditación a la Federación Turca de Fútbol. Hice clic: se confirma que estoy dentro. Hice clic: un segundo después me avisan de un terremoto justo en Estambul, 2 días antes del partido (5.8 richter, como el terremoto de L'Aquila ...). Lo pienso una y otra vez: vuelvo a comprobar los vuelos posibles. Espero y espero a que amanezca el sábado extendido. Me informo por los sitios webs, se confirma la noticia: no, no hay un nuevo terremoto. Vamos! ¡Estaré en Estambul por un total de 19 horas!


Le pido al fanático de Fenerbahçe, un tachero, que me deje en frente de la Mezquita Azul. Incluso tengo una hora corta para hacer turismo: Mezquita Azul, Santa Sofía, parque con Topkapi, Cisterna, caminar a lo largo del Bósforo, el puente que separa Asia de Europa y escalar para llegar a la plaza Taksim. Más o menos la velocidad con la que he visitado (?!) estos lugares de veneración para muchos, es la misma con la que estoy escribiendo ahora. Todo esto solo porque, tal vez, me hace sentir menos como un hincha pelotudo que va al estadio solo por el juego y no por conocer una ciudad nueva. Obviamente, sigo siendo un hincha pelotudo que solo piensa en el estadio y el juego, pero que, para darse un tono, sale a caminar entre estas maravillas. Plaza Taksim. Estoy buscando otro taxi para llevarme al Türk Telekom Arena.



Fortuna no quiere que nadie acepte tarjetas de crédito. Suerte porque bajo el metro junto con un grupo de fanáticos de Galatasaray: tal vez sean mil. Tan pronto como bajamos las escaleras mecánicas (¡todos trabajan allí!), comienza el delirio. Cantan, levantan la mano, golpean contra todo lo que está a la vista para dar ritmo a los coros que nunca terminan. Será el idioma que para nosotros ya es austero, será el rumor de los subterráneos, el efecto es un ruido ensordecedor que te hace alisar el cabello (quién lo tiene obviamente...).

Sikim kadar boyu

Türlü türlü huyu

Orospu çocuğu

Emre Belözoğlu

Emre Belözoğlu

Pregunto perdon a lo grande Emre por escribir esto coro de malas palabras

Coros (más que nada insultos) especialmente contra el capitán de 38 años de Fenerbahçe, con un pasado en Galatasaray, y por esto muy odiado. En cualquier latitud, las traiciones no son perdonadas.




Cambiamos a 4. Levent y luego seguimos un par de paradas en el estadio. Los coros y los ruidos se agitan cada vez más: al salir frente a la imponente estructura se enciende una luz rojiza que da la bienvenida a lo que parece ser el infierno del fútbol en todos los aspectos. Después de varias vueltas en busca de indicaciones, finalmente entro en el área designada para retirar la acreditación. Estoy afuera del estadio, pero parece que ya estoy adentro: el ruido que proviene de las gradas una hora antes del comienzo del partido es mortal.





Es, como ya se sabe, una de las rivalidades futbolísticas más comentadas con una considerable anécdota. Desde la bandera izada en el centro del campo por el entrenador de los amarillosyrojos, Souness (VIDEO), hasta la respuesta del jefe hincha 'Rambo' Okan con una bandera pero también un cuchillo. En esta ocasión no alcanzamos ningún exceso, tanto en la cancha como en las gradas, las almas cálidas aún están bajo control. Los anfitriones aniquilan con sus decibeles al oponente: especialmente cuando silban al unísono con tapones para los oídos, es como estar a un metro de una caja en un concierto de metal.

Los fanáticos de Fener al comienzo del partido dejan caer una bandera en memoria de un joven hincha que murió en el derbi de la temporada anterior debido a un ataque al corazón.



Es un 0-0 muy peleado. Los equipos no te dejan con la boca abierta para nivel de juego y jugadores, pero el juego sigue siendo agradable. Los visitantes son sin duda más equipo, el inimaginable Emre sigue loco en el mediocampo y el delantero Muriqi le cuesta mucho a toda la defensa local. Gala con buenas individualidades pero de forma intermitente (Babel, Feghouli, Emre Mor).





La mayor decepción es que la primera tarjeta amarilla el árbitro la muestra solo al minuto 75. Y es solo una amarilla. E incluso al final del juego, todo está bajo control: solo encontramos miradas sombrías y de mala reputación, pero no hay problema de orden público. La noche quita el ruido del Kitar Arasi Derbi, pero el silbido permanece fijo en tu cabeza. Como el coro que es puro ruido:

lalalalalalala Cimbombom!



Matteo De Rose

@matteoderose

Creado por IDentity Argentina

  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube