Creado por IDentity Argentina

9.11.19 Bayern Monaco-Borussia Dortmund, el 'Der Klassiker': 'Die Roten' rompen el sector amarillo

Cuando eres completamente adicto a skyscanner.com (por cierto, ¿amigos, pero un porcentaje?), A menudo termina así: escribe al destino, busca de nuevo, encuentra articulaciones imposibles, que luego se vuelven probables ... y finalmente encuentra el 'seguro, yo me voy'. Más o menos. Así fue para este desvío alemán de 4 días. El vagabundeo de estoesfutbol.it fue breve pero intenso. 'Gladbach en Borussia Park, Sittard (corta parentesis holandesa) en Wagner & Partners Stadion, Leverkusen en BayArena, Colonia en RheinEnergieStadion, antes de llegar a la cita el sábado 9 de noviembre. La llamada fue demasiado fuerte: ¡y asì Munich!

En Allianz Arena hay un 'pequeño' partido.... Bayern Munich - Borussia Dortmund.

¡No! No vamos a faltar Der Klassiker.


Mirando un poco el recorrido historico, es bastante sorprendente que esto sea un desafío y una rivalidad que es medio reciente. Baste decir que la primera reunión tuvo lugar el 16 de octubre de 1965 (Dortmund 0-2 en territorio bávaro, Wosab doble y un penal fallido por un muy joven Franz Beckenbauer). Curioso cómo en esa temporada fueron los aurinegros, con mucho menos blasón que el Bayern, el que ganaron el primer trofeo internacional (Copa Copas, que luego ganó el Bayern Munich en el '67). La rivalidad se ha encendida desde la década de 1990, cuando incluso el Borussia comenzó a tener formaciones de muy alto nivel, que culminó con la victoria de la Champions League '97 contra la Juve, mira vos, en la cancha del Bayern.

Las diferencias históricas entre las dos ciudades han agudizado los motivos de la rivalidad. Munich, la capital de Baviera, un centro cultural de cierta importancia, mientras Dortmund es el punto de apoyo del Ruhr, una región donde se concentra la mayor parte de la industria pesada que es la fuerza impulsora de todo el país. La magnificencia contra la esencialidad, la cultura contra la tecnología, el contraste entre los dos entornos es muy claro y todo se refleja en el estilo de vida y la mentalidad de los lugareños.


Volviendo al fútbol, ​​hay docenas de episodios de los últimos años que han provocado, y no poco, la disputa: a partir de noviembre de 2002, cuando el delantero gigante Jan Koeller va a reemplazar al arquero expulsado Lehmann, no concede un gol y se convierte en el ídolo indiscutible de los Desperados (grupo histórico de la popular aurinegra) y company.


O incluso el mes de abril de 1999 (2-2) protagonizado por Oliver Kahn, quien primero intenta morder a Heiko Herrlich (minuto 2:37 video a continuación) y luego entra en el estilo de kung-fu (afortunadamente sin impacto) en Stephane Chapuisat (minuto 6:23).

Fue precisamente en esos años que se consolidó una de las rivalidades más sentidas en Alemania. Es abril de 2001 y más que un partido de fútbol, ​​parece una corrida de toros: al final del cuaderno del arbitro, se registran 8 amonestados, además de la expulsión de Bixente Lizarazu y Stefan Effenberg.

Volviendo a hoy, más precisamente al sábado 9 de noviembre de 2019, los dos equipos llegan en un momento diametralmente opuesto. Dortmund en confianza, especialmente después de la victoria de regreso en la Liga de Campeones contra el Inter. Bayern en crisis, Kovac exonerado después de la debacle en Gladbach y, por una vez, la Bundesliga en riesgo.



En la ciudad se respira el clima de 'si no hoy nunca más'. Muchos están convencidos de que para el Bayern este es el último tren a tomar para evitar enfrentar una temporada anónima y no estar a la altura.

El partido está programado a las 6.30 p.m., pero cuando hay más de tres horas, las colas, que ya esperan a que se abran las puertas, ya son consistentes. Colas bien organizados. Uniformes y armónicos: aquí parece que también les gusta la estética de las colas. Obviamente, no está prohibida la venta y el consumo de cerveza: por otro lado, estamos hablando del 'monumento' de Baviera, no hay otra cosa mejor conocida de estos lugares.

El estadio, como siempre, se llena por completo solo en el último segundo.

En el sector de los invitados, los fanáticos del Dortmund comenzaron a aglomerarse: varios llegaron al Allianz en metro, otros en grupos con sus propios vehículos. El corazón de la hinchada está en la primera fila del tercer anillo: bombos, megáfonos, banderas y pancartas entran unos minutos antes. Die Gelbe Wand (la pared amarilla) hoy es una sector pequeno, que pero intenta morder al Bayern y sus fanáticos, cantando y alentando al BVB desde el 1er minuto.

Pero la respuesta bávara es enorme y de gran efecto: la coreografía que se desarrolla a lo largo de la curva, en la parte inferior, es un homenaje al equipo de 1968/69 que conquistó el primer 'doblete' en la historia del club, del cual se repite la quincuagésimo aniversario. Están las figuras y los rostros de los protagonistas de la época, liderados por Werner Olk. El legendario Südkurve (la popular sur) se desenrolla del primer y segundo anillo, para enmarcar el conjunto, una pancarta que dice: "Deutscher Meister und Pokalsieger", que es 'Campeones de Alemania y de la Copa de Alemania'.


El aliento se alterna. Tanto de un lado como del otro. Entonces, obviamente, cuando el resultado se inclina descaradamente por los locales, el entusiasmo bávaro se siente más. Del sector visitante (adjuntamos fotos para mostrar el nivel de modernidad y civilización de la misma)

lo que más llama la atención no es el ruido, ni siquiera la fantasía de los coros, ni la continuidad en el apoyo a los 11 en el campo, sino la compacidad. Una cosa es obvia: de locale (imaginamos) y de visitante (lo hemos visto) son compactos, pero de una solidez ordenada (tal vez lo tienen en sus genes, en su ADN ...): comienza un coro y todos cantan , termina y casi todo al unísono acaban. En momentos de mayor transporte, se reúnen abrazándose: un monolito amarillo, una masa cohesiva, listos para la batalla. Casi parece que el mensaje que quieren transmitir es que 'estamos aquí, somos uno, con la misma unidad de propósito, una montaña impermeable y ahora 'Usted' déjanos ver lo que sabes hacer, déjanos ver si puedes escalarla... la montaña BVB' ..


No hay la locura argentina, la fantasía italiana, la adrenalina inglesa. No aquí no. Aquí hay un idioma que, cuando se canta, hace que todo sea más hostil y una unión ordenada que inspira temor en los adversarios. También Esto es Futbol ..


Matteo De Rose

@matteoderose





  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube