"Conducìa la defensa. Ahora un Uber". Historia de Juan Manuel Trejo

<Mi historia es común a muchos niños: quería jugar al fútbol, soñaba de ser profesional. En Independiente Avellaneda logré este sueño: pasé momentos emocionantes y otros menos. Luego sufrí una lesión grave cuando estaba a prestamo en Quilmes y esto me dejó al borde del fùtbol>. Juan Manuel Trejo, ex promesa del Rojo, se reinventó la vida a 27 años.



<Mi pasado en Independiente no me lo puso fácil: pensé que mi currículum me habría ayudado a encontrar un club, pero nada. El fútbol, mi principal ingreso económico, desapareció repentinamente. Puf. Esperé 6 meses confiando en una persona que me había prometido un contrato en el fútbol del exterior pero no se concretò, resultó ser un agujero en el agua. Como si eso no fuera suficiente, mi padre también murió. Pasé momentos difíciles durante su enfermedad: no quería que se perdiera nada, quería regalarle paz, calma en sus últimos días. Económicamente, después de todo esto, no navegué en oro ... ¿Qué hacer? La idea de ser el conductor de Uber había estado zumbando en mi cabeza por un tiempo. Pero no encontré el coraje para comenzar. Es un trabajo, es una forma honesta de pagar las cuentas. Muchos me han cargado y puteado en las redes sociales sin conocer mi historia. Trato de no dar peso a los comentarios de aquellos que me desprecian y, en cambio, agradezco a los que me apoyan y entienden que, si hubiera sido educado de manera diferente, si no tuviera la cultura del trabajo, habría comenzado a robar, a vender merca, a hacer otras pelotudeces. No tengo nada que reprochar al Rojo, siempre me han hecho sentir como en casa: todos, desde el utilero hasta el presidente. Me permitieron hacerme un nombre, convertirme en futbolista profesional. El Independiente estará siempre en mi corazón y nunca olvidaré el primer gol en Superliga frente a toda mi familia>.



<¿Si es peor permanecer cerrado en un hotel concentrado con el equipoantes de los partidos o en un coche en el tráfico de Buenos Aires? A mi me gustaban los retiros, los vivía bien. El tráfico de la Capital, en cambio, me vuelve loco: no puedes distraerte ni un segundo. Sí, sigo jugando fútbol, incluso si no en Superliga. Me llamaron hace unos meses en Talleres de Remedios de Escalada, aquí en la Provincia de Buenos Aires. Es un club pequeño, jugamos en Primera B>.



Pequeño club, sí. Pero la pasión por el fùtbol de Juan Manuel Trejo, defensor, uberista y buena persona es grande, enorme.


Roberto Colombo

@robytoro75

Creado por IDentity Argentina

  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube